Queremos Pan de Vida

“Queremos Pan De Vida” 

- Campaña de petición de La Santa Misa y Los Sacramentos -


A todos los Obispos De México:

Los laicos católicos que nos adherimos a esta carta, nos dirigimos respetuosamente a ustedes conscientes de que estamos atravesando una crisis sanitaria por la epidemia del coronavirus. Sabemos perfectamente que se deben implementar las medidas oficiales de prevención.

De forma que esta carta, de ninguna manera, pretende desatender las medidas recomendadas, sino más bien, instar que se reconozcan los Sacramentos como: “necesidad o actividad esencial”.

El gobierno de nuestro país, ha dispuesto que ciertas “actividades esenciales” permanezcan funcionando para la población, es así que hoy vemos abiertas: tiendas de alimentos, farmacias, gasolineras, transporte público, algunas industrias, bancos e instituciones financieras, etc;

Los responsables de dichos ámbitos, conscientes del reto que implica mantener sus servicios en operación, han implementado todo tipo de medidas creativas para disminuir el riesgo de contagio.

Con todo respeto nos preguntamos ¿Por qué la Iglesia Católica no hace lo mismo? ¿Acaso no se consideran los Sacramentos “actividades esenciales” para los fieles?

Sin duda agradecemos las iniciativas y el esfuerzo que hasta este momento han procurado para ayudar al pueblo de Dios en estas circunstancias difíciles. Sin embargo, creemos que no es suficiente, puesto que en general se han dejado de administrar los Sacramentos a los fieles.

La gente inevitablemente tendrá que seguir saliendo por comida, medicina, gasolina, e inclusive al banco. ¿Por qué entonces se niega el alimento espiritual que constituyen los Sacramentos?

Algunos responden que: “Es complicado diseñar la logística y los “cómos”, además de que nuestra cultura no estaría preparada para -acatar- lo dispuesto”. ¿Pero qué acaso no somos los mismos que sí acatamos la medidas dispuestas para las otras “actividades escenciales”?

Es por eso que les solicitamos que se implementen protocolos adecuados para que los sacerdotes que así lo deseen, puedan impartir los Sacramentos a aquellos fieles que, de acuerdo con el Canon 213 del Derecho Canónico, libremente lo soliciten, siempre acatando obligatoriamente las medidas prudenciales que se dispongan.

Por ejemplo: Multiplicar el número de misas ampliando el precepto, mantener los templos abiertos con las bancas espaciadas, hacer turnos de X personas con previo registro para repartir la comunión, agendar citas para confesarse con ciertas medidas para que el sacerdote minimice el riesgo de contagio. etc, etc, etc. Estos ejemplos son solo algunas ideas concretas. Seguramente ustedes y cada párroco, conociendo mejor la realidad de su feligresía, podrán idear e implementar protocolos eficaces de prevención. Pero siempre buscando “EL CÓMO SÍ”.

Y es que además de la consideración por la salud espiritual y eterna de las almas, que es sin duda lo más importante y la ley suprema de la Iglesia, también creemos que el mensaje que se está enviando actualmente a la comunidad puede ser muy contraproducente, puesto que podría parecer que:

- La Santa Misa y los Sacramentos son algo accesorio y no esencial.

- Que da lo mismo ver la Santa Misa en televisión que asistir a ella.

- Que la confesión sacramental, no es tan necesaria pues Dios nos puede perdonar en lo privado.

- Que la comunión sacramental y la espiritual tienen el mismo provecho, y por lo tanto hacer parecer a la Eucaristía como un mero símbolo espiritual y no como a Jesús en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Y qué decir acerca del peligro de favorecer una religiosidad gnóstica, como bien advirtió su santidad el Papa Francisco, en la homilía de la Santa Misa celebrada el viernes 17 de abril del 2020 en Casa Santa Marta: “Una familiaridad sin comunidad, una familiaridad sin el pan, una familiaridad sin la Iglesia, sin el pueblo, sin los sacramentos, es peligrosa”.

Por todo lo anterior, sin buscar fomentar divisiones y desobediencias, los laicos del pueblo de Dios, les hacemos encarecidamente la siguiente petición:

Que reconsideren su postura, a la luz de la salud espiritual de las almas, a la luz de la fe y la caridad. Que den permiso a los sacerdotes de asistir espiritual y sacramentalmente a los fieles. Que asuman el reto de la creatividad y el trabajo que conlleva diseñar protocolos para acercar los Sacramentos de forma asidua a los fieles.

Mandado así, el mensaje correcto a la comunidad: Que si bien debemos hacer todo lo que esté de nuestra parte por realizar las obras de misericordia corporales, con mayor razón sepamos reconocer la preeminencia de las obras de misericordia espirituales que buscan la salud del alma. Y nada tan efectivo para tal propósito, como la Santa Misa y los Sacramentos Divinamente Instituidos por Cristo que nos dice en su evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y Yo lo resucitaré en el último día”. (Jn 6, 54) ¡Queremos Pan de Vida!

En cuanto a los sacerdotes, si bien es cierto que a nadie se le puede exigir el heroísmo cristiano, también es cierto que a nadie se le debería prohibir la posibilidad de asumir esa actitud heroica. Podríamos seguir insistiendo con ejemplos de dicha actitud pues los encontramos a montones en la historia de la Iglesia y en sus santos. Basta simplemente, recordar al mismo Jesús que se acercaba sin temor a los leprosos y enfermos, con sus apóstoles y discípulos que seguían su ejemplo.

Así mismo los fieles laicos sabremos seguir apoyando en todo lo que sea necesario para el sostenimiento de nuestra Iglesia y nuestros Pastores.

Deseando en todo momento que la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, sea para cada uno de ustedes fuente de gracia y caridad, los fieles laicos les hacemos esta súplica con toda humildad, manifestando quizá por este medio parte del “Sensus Fidei” del Pueblo Católico.

Sabemos que nuestra petición será escuchada pues les estamos pidiendo el auxilio espiritual, ya que en estos momentos de crisis es cuando los fieles más necesitamos de ustedes; Obispos y Sacerdotes, a quienes Jesús les dio este mandato: “Denles Ustedes De Comer” (Lc 9, 13)

Atentamente, 

Laicos del Pueblo de Dios y Agrupaciones Laicales varias

logochi-03.png

"¡Queremos Pan De Vida!"

#QueremosPanDeVida
#SuplicamosLaEucaristía



Laicos del Pueblo de Dios y Agrupaciones Laicales varias    Contactar con el autor de la petición

Firmar esta petición

Al firmar, autorizo a Laicos del Pueblo de Dios y Agrupaciones Laicales varias a entregar mi firma a quienes tengan poder de decisión sobre este tema.


O

Recibirá un mensaje de correo electrónico con un enlace para confirmar su firma. Para asegurarse de que recibe nuestros correos electrónicos, añada info@peticion.mx a su libreta de direcciones o a la lista de remitentes seguros.

Tenga en cuenta que no puede confirmar su firma mediante una respuesta suya a este mensaje.

Publicidad de pago

Haremos difusión de esta petición a 3000 personas.

Más información...